Creación de la junta de fomento

11-3-1867 dc

Líneas de Tiempo: Departamento Concordia. Entre Ríos

Categoria: Departamental, Institucional, Socio Poblacional

Pais: Argentina

Provincia: Entre Ríos

Ver en Mapa

La Constitución Provincial de 1860 reguló el ordenamiento institucional, en el que estableció la creación de los gobiernos municipales elegidos por el voto de los vecinos. 

Las funciones de las juntas de fomento abarcaban educación, seguridad, salud, ornato, justicia menor, caridad y beneficencia, caminos, puentes y todo lo que contemplara mejores en la condición civil de los habitantes de los departamentos, para cuyo cometido debían contar con rentas propias.
Para cumplimentar esta providencia era preciso sancionar una Ley, lo que se demoró por varias causas concomitantes, entre ellas la disponibilidad de las rentas. Esto fue esgrimido en una minuta de comunicación de la Legislatura en abril de 1863, donde designar las rentas para la administración municipal antes de considerar el presupuesto general de gastos. La falta de tiempo para conocer los recursos disponibles a favor de las municipalidades constituía la razón por la que no se había sancionado la Ley respectiva, y se había faltado así a la prescripción del artículo 67º de la Constitución.
Dada esta situación, la legislatura entrerriana sancionó la Ley de 11 de marzo de 1867, promulgada por el PE el día 16, por la que se creaban Juntas de Fomento en todas las ciudades y pueblos, mientras no se dictara la ley orgánica de Municipalidades. Estas Juntas estarían compuestas por siete miembros, elegidos en comicios ordenados por el PE. Para ser electos debían ser mayores de 25 años de edad, domiciliados o propietarios en la localidad, y sus cargos no tenían compensación ni emolumentos y se renovarían por mitades cada dos años. 
Las atribuciones concedidazas a estos órganos eran muy amplias y, prácticamente, concernían a casi todas las competencias ejercidas hasta ese momento por los Jefes Políticos. Así, le correspondían la administración de las escuelas públicas, de los hospitales, cementerios, alumbrado público y serenos; ornato y limpieza de calles, veredas, calzadas, puentes y caminos; medidas de higiene para la salubridad y la limpieza de las localidades y sus ejidos, vigilancia sobre los artículos de consumo de primera necesidad; establecer y reglamentar impuestos de alumbrado público y de serenos. Además podían establecer impuestos sobre las reses de consumo en los mataderos, caballos de pesebre y otros animales, con el límite de no exceder de dos reales por animal de ganado mayor y un real por ganado menor.
Cuando la ley fue comunicada a Concordia, se desempeñaba como Jefe Político Justo Carmelo de Urquiza, quien acusó recibo de la misma y de la convocatoria a elecciones a realizarse en el mes de abril. Sobre este particular informó a la superioridad que no podría llamar a los ciudadanos a los comicios públicos por haber recibido la orden el día 12 de abril, en consecuencia faltaba el tiempo material requerido por estos casos. Sugería “dejarlo hasta después de los días Santos”, si el Ministerio lo estimaba conveniente. 
Se fijaron los días 15 y 16 de mayo de 1867 para la elección de los miembros que habrían de formar las Juntas de Fomento en las localidades que como Concordia no se habían podido llevar a cabo. 
El cese definitivo de la Junta de Fomento de Concordia ocurrió el 25 de agosto de 1868, en que por disposición del Gobierno Provincial entregó la oficina a la Jefatura Política. 

Extractado de Pezzarini, Heriberto María, Historia de Concordia, t. II, Concordia, 2009.

Imagen: El tranvía a caballo se habilitaría en 1874.