Antiguos habitantes aborígenes en el territorio catamarqueño

10000 ac

Líneas de Tiempo: Nacional, Catamarca, Departamento Andalgalá. Catamarca, Departamento Belén. Catamarca, Departamento Santa María. Catamarca

Categoria: Arqueología, Colonización del territorio, Económico, Provincial, Pueblos Indígenas, Socio Poblacional

Pais: Argentina

Provincia: Catamarca

Ver en Mapa

Conocidos como Diaguitas, nombre impuesto por los conquistadores, legaron sus costumbres y su arte en numerosas muestras de cerámica, metalurgia y manifestaciones artísticas

El estudio de los antiguos habitantes del territorio catamarqueño pertenece a diferentes etapas, que se iniciaron aproximadamente en el año 13.000 a.C. y corresponden al Período Precerámico. Estos grupos de cazadores-recolectores eran nómades y todavía no se  puede precisar con exactitud las variadas formas de vida que tenían los habitantes autóctonos de este momento histórico.
A partir del año 0 dC se inicia el Período Agroalfarero que comprende tres etapas: Temprano, Medio y Tardío, iniciándose el sedentarismo.
El Período Temprano se caracteriza por las primeras construcciones con mampostería de piedra y el uso de la cerámica, material que se utilizaba para producir otros elementos necesarios para la vida diaria. En cuanto a las actividades económicas  se dedicaban a la agricultura, para el riego utilizaban agua de vertientes y ríos, que trasladaban en canales construidos de piedra, elemento de gran utilidad para las construcciones de paredes y muros de contención. Sus viviendas en forma circular estaban destinadas a las diferentes actividades que practicaban diariamente. Las culturas arqueológicas que pertenecen a este período son: Cóndor Huasi, Cultura Alamito y Ciénaga.
El Período Medio se caracteriza por el mejoramiento de las técnicas agrícolas, la domesticación de animales y el perfeccionamiento en el sistema de riego. En esta etapa, se evidencia un importante avance en la organización social y política debido al crecimiento de la población que, además, motivó la construcción de numerosas infraestructuras, como por ejemplo, las terrazas de cultivos y andenes que servían para el desplazamiento del agua. Con respeto a las manifestaciones artísticas, se destaca el arte rupestre en sus diferentes variantes, de acuerdo con las zonas en donde se encontraron representaciones grabadas, como por ejemplo, en la Puna, Belén y Pomán. Las  culturas arqueológicas  que representan a este período son: Hualfin, San José, y Aguada.
El denominado Período Tardío se caracteriza por las importantes construcciones de tipo defensivo, con fuertes amurallados en lo alto de las montañas, evidenciando una etapa de enfrentamiento por el dominio de la tierra, los cultivos y el agua. La actividad ganadera se perfeccionó a través de la cría de la llama, debido a que ésta servia de transporte, alimento y, además, para  la industria textil. En cuanto a las construcciones de viviendas, comienza a utilizarse adobe y arcilla, ya que son materiales económicos y fáciles de acceder. Tenían conocimiento de los minerales para realizar herramientas de uso cotidiano. Hablaban la lengua cacán o cacano. Las culturas arqueológicas que representan a este período son: Santa María, Belén y Sanagasta. Los conquistadores españoles los llamaron Diaguitas, agrupándolos a todos en una sola cultura.

Diaguitas
Según Lafone Quevedo, Diaguita es el nombre que se daba a los indios de las jurisdicciones de Londres, La Rioja y Catamarca. La etimología de la palabra Diaguita parece ser  una derivación del término Tiakitas  o mejor Tiyakitas (Tiya: morar). La cultura Diaguita presenta las siguientes características: Política: su organización política era descentralizada, vivían en tribus o pueblos pequeños que respondían a una autoridad  denominada cacique o curaca. El gobierno era hereditario, se sucedían de padres a hijos. En caso de guerra formaban confederaciones a fin de protegerse y defenderse. Económica: la actividad económica predominante era la agricultura. Construían acequias para trasladar el agua y represas de piedra para almacenar agua para el regadío; cultivaban el zapallo, la papa, el poroto y el maíz. También aprovechaban la algarroba como fruto para elaborar añapa y aloja. Los animales que más utilizaban eran la llama, de la que aprovechaban la carne, la lana y usaban de transporte. Además, cazaban vicuñas y guanacos. Practicaban el trueque entre las demás parcialidades. Social: Los Diaguitas practicaban la poligamia, las mujeres solteras vestían túnicas de colores, tejidas con lana de llama, guanaco o vicuña. En cambio, las mujeres casadas vestían con colores sobrios y lisos. El cabello largo era símbolo de fortaleza y no permitían que se lo cortaran  porque consideraban un insulto. Cultural: Sus creencias religiosas estaban basadas en la naturaleza, creían en el sol, la lluvia, el trueno; realizaban ofrendas para pedir por la multiplicación de los cultivos de la tierra. Elaboraban recipientes de cerámicas que tenían una utilidad doméstica: ollas, vasos, pucos, jarros decorados con pinturas que representaban  a cada  parcialidad.
 

Bibliografía
Kriscautzky, Néstor. (1999): Arqueología del Fuerte Quemado de Yokavil. Tomo I. Catamarca: Publicación de la Dirección Provincial de Cultura. 

Eventos Relacionados
Catamarca: el origen de su nombre
Períodos cronológicos del Noroeste Argentino: culturas prehispánicas en Catamarca
Cultura Condorhuasi I y II